OPINIÓN PÚBLICA. Capítulo V
16 de septiembre 2020

OPINIÓN PÚBLICA. Capítulo V
El planeta de la conflagración mundial. "asesinatos en masa premeditados" ¿Pandemias pobreza?

Islas Marshall: el lugar en el que los niveles de radiación son más altos que en Chernóbil y Fukushima (y qué tiene que ver Estados Unidos)
Alejandra Martins BBC News Mundo
19 julio 2019
Soldados estadounidenses colocaron restos radiactivos en un cráter en la isla Runit, en el atolón de Enewetak. El cráter fue sellado con cemento en 1980
Tony de Brum tenía 9 años en 1954 cuando pescaba con su abuelo en las Islas Marshall, un archipiélago de más de mil islas en el Pacífico, a medio camino entre Hawái y Australia.
A unos 200 km de donde estaba su bote, Estados Unidos hizo explotar una bomba de hidrógeno 1.000 veces más potente que la de Hiroshima.
"Varias islas se vaporizaron. Muchas personas murieron, sufrieron defectos de nacimiento y batallan el cáncer como resultado de la contaminación", afirmó De Brum en un testimonio en 2016.
La explosión a que se refería De Brum tuvo lugar en el atolón Bikini y es conocida como Castle Bravo. Fue la mayor de las 67 explosiones realizadas por Estados Unidos en las Islas Marshall entre 1946 y 1958 para medir el poder de las armas nucleares.

"Un Chernóbil en cámara lenta en el fondo del mar": la titánica tarea de reflotar submarinos soviéticos con material radioactivo del mar de Barents

Qué es el nitrato de amonio, la sustancia responsable de la explosión en Beirut (y por qué es tan peligroso)

¿Por qué es seguro vivir en Hiroshima y Nagasaki pero no en Chernóbil, si todas fueron expuestas a altos niveles de radiación?

Explosión en Beirut: qué es una "nube de Wilson" y por qué no es exclusiva de las bombas nucleares.

La detonación de Castle Bravo, el 1 de marzo de 1954, fue 1.000 veces más potente que la de la bomba de Hiroshima.
Seis décadas después de las detonaciones, su legado tóxico sigue presente en el archipiélago de cerca de 70.000 habitantes.
Tres nuevos estudios de la Universidad de Columbia en Estados Unidos constataron que los niveles de radiación en algunos puntos de las Islas Marshall siguen siendo más altos que en Chernóbil y Fukushima.
La radiación en algunos sitios es tan alta, que de acuerdo a la Universidad de Columbia será imposible durante mucho tiempo el regreso de los pobladores locales a sus hogares ancestrales.
 El "ataúd nuclear" que gotea material radioactivo en un atolón del océano Pacífico
Suelo radio activo
Las Islas Marshall fueron ocupadas por Japón durante la Segunda Guerra Mundial, y pasaron en 1944 a estar bajo control administrativo de Estados Unidos durante más de 40 años. El archipiélago es actualmente una nación independiente con la categoría de estado asociado de Estados Unidos.
De todos los test nucleares realizados en las islas Marshall, 23 fueron realizados en el atolón Bikini y 44 cerca del atolón Enewetak, pero partículas radiactivas se esparcieron en todo el archipiélago.
Los tres nuevos estudios fueron realizados por un equipo liderado por Emlyn Hughes, Malvin Ruderman e Ivana Nikolic, del Centro de Estudios Nucleares de la Universidad de Columbia.
El primer estudio midió la radiación gama en muestras de suelo tomadas de cuatro atolones entre 2017 and 2018: Bikini, Enewetak, Rongelap, y Utirik.
Los niveles superan ampliamente los límites que habían sido acordados entre los gobiernos de Estados Unidos y de las Islas Marshall, según el estudio.
En Bikini, los niveles llegaban a 648 millirems por año y en Naen a 460 millirems por año. El acuerdo entre ambos gobiernos estipula un nivel seguro de exposición de 100 millirems por año, de acuerdo a los investigadores.
Estos niveles son "significativamente más altos que los hallados en áreas afectadas por los accidentes nucleares en Chernóbil y Fukushima". (El reactor nuclear de Chernóbil, en Ucrania, explotó en 1986, y la central de Fukushima fue destruida tras el terremoto y tsunami que devastó esa zona de Japón en 2011).
Antes de las pruebas nucleares se trasladó forzadamente a los habitantes de Bikini a otras islas en el archipiélago.
El estudio señala que "los niveles de radiación en el atolón de Bikini, que era la principal sede para los pobladores antes de las pruebas, son demasiado altos para que pueda volver a ser habitado".


Clustertv.net PRENSA INTERNACIONAL
Dirige: Fernando Ballesteros Valencia Periodista Investigador











Volver atrás